Lo que el sueño americano nos quitó

  1. Scott Fitzgerald. 1979. El gran Gatsby. Santiago: Andrés Bello, tercera edición, 1984.

 

Francis Scott Key Fitzgerald fue un escritor estadounidense, que nació en Minnesota el 24 de septiembre de 1896. Durante su carrera de escritor, se dedicó principalmente a historias cortas, aunque creó cuatro novelas. De éstas, la más conocida es El Gran Gatsby. Fitzgerald es considerado como uno de los grandes escritores del siglo XX y sus historias se enmarcan principalmente en lo que fue la era del jazz. Además, él se encuentra dentro de la Generación perdida de los años veinte.

book-f-scott-fitzgerald

Su vocación como escritor la encontró en su adolescencia, al ver publicado uno de sus cuentos de detectives en el diario. Desde ese momento, su padre lo alentó en su talento literario. A los 44 años fallece en California, Estados Unidos. De forma póstuma, se publicó una novela llamada The love of the last tycoon.

Dentro de los temas que se evidencian, están los recurrentes dentro de la literatura, como lo son el amor, la amistad, la muerte, entre otros. Sin embargo, esta crítica abarcará el enfoque de cómo el sueño americano nos quitó la humanidad.

El gran Gatsby

9788497936606

En general, el contexto de la historia de El Gran Gatsby se desenvuelve en los años veinte, época en la que Estados Unidos presentó altos índices económicos y en la que el consumismo, fue el centro de la humanidad. Asimismo, acompaña el sueño americano a todo el relato. Del mismo modo, los locos años veinte se representan en el relato a través de autos lujosos, grandiosas fiestas, mansiones tan inmensas como la casa del presidente. Joyas carísimas, trajes de lujo para hombres y mujeres y un despilfarro de dinero en licores y puros que, de seguro, llevan a la ruina a cualquiera.

Cuando nos enfrentamos al Gran Gatsby, de por sí el título ya da la idea de un ser humano grandioso, tal cual lo es su protagonista.  La vida de Gatsby parece ser un misterio de principio a fin. Lo que parece a la vez, que la historia se desarrolle en un mundo de apariencias. Nick Carraway, quien se vuelve un buen amigo de Jay, llamándole “viejo”,  es el encargado de contar los sucesos, desde su perspectiva, pero es un observador de tomo y lomo y todo lo que ve, lo cuenta con detalle. Incluso, podríamos inferir que leemos la propia interpretación de los hechos de Nick.

Situado en los felices y locos años veinte, Jay Gatsby se presenta ante el ojo de su narrador y observador como un millonario misterioso, envuelto en una atmósfera de máscaras, que oculta su identidad. Y así, no sabemos si creer la historia de vida que nos cuenta o dudar de ella. De todas formas, más vale caer en el juego de sus palabras. Ya llegará la ocasión en la que se muestre de manera transparente.

Este personaje es el responsable de realizar fiestas grandiosas, a las que asisten miles y miles de personas. Sin embargo, esas personas no tienen idea de quién es él. Todo lo que conocen del millonario misterioso, se basa en supuestos. De hecho, nunca nadie lo ha visto ni han tenido un encuentro físico con Gatsby. Entonces, como lectores nos damos cuenta que no existen relaciones interpersonales entre los sujetos que actúan en el relato. Tanto por parte de los invitados, como entre Gatsby y su amigo Nick Carraway, quienes entablan una buena amistad.

El relato es de modo cronológico, con pequeños flashbacks, para dar una mirada tanto al pasado del enigmático Gatsby como al de los demás personajes. Quizás, lo que juega en contra, sea la traducción del libro, pues hará que la interpretación de las palabras, muchas veces digan algo que no es lo que realmente dice en su idioma original. No obstante, no le quita lo buena que es la trama. De veras que sumerge al lector en el ambiente fiestero y glamoroso de lo que fueron los años veinte. Incluso, se puede escuchar a Gatsby diciendo “viejo” al terminar cada oración.

De todas maneras, si ven la película antes de leer el libro (sí, en la que Leonardo DiCaprio actúa como Gatsby y Nick Carraway es interpretado por Tobey Maguire), no se sacarán estas imágenes de la cabeza. Y pasará con Daisy, Tom y todos los demás.

Ahora, a lo que me convoca a hablar de este libro y la tesis que presenté en un principio. Antes de todo, habrá ALERTA DE SPOILER, ASÍ QUE SI NO SABE NADA DE LA OBRA LITERARIA O LA PELÍCULA, CIERRE LA PESTAÑA. SI SIGUE LEYENDO, SERÁ BAJO SU RESPONSABILIDAD.

Cuando Gatsby muere, hay algo que incomoda. Esto es la ausencia de personas a lo que es la última instancia para estar con una persona.

“Mientras él permanecía tendido en su casa, sin moverse, sin respirar, ni hablar, hora tras hora, comenzó a despertárseme un sentimiento de responsabilidad hacia él, ya que nadie más había demostrado interés, me refiero a ese tipo de interés intensamente personal que cualquiera, después de todo, tiene el vago derecho de despertar”. (pág. 156)

Así, nos damos cuenta que, a pesar de que la casa de Gatsby estaba lo más del tiempo llena, nadie se da el tiempo de asistir a su funeral. Fuese por mero error suyo, al esconderse tanto y mostrarse sólo a algunos, a los que fueran los verdaderos amigos de él. O fuese porque de verdad, el sueño americano o también el capitalismo nos roba el alma y la humanidad, volviéndonos seres codiciosos e interesados en alcanzar el éxito a cómo dé lugar o aprovecharnos de lo que nos entregue el otro.

Personalmente, creo que el sueño americano y tanto en el caso de Gatsby, fue todo por interés más que un asunto de verdaderos amigos. Muchos otros personajes lo conocían, pero tampoco quisieron darle un último adiós a quien ofrecía grandes fiestas, desinteresadamente.

¿Qué tan millonario hay que ser para no estar solo en el mundo? Bueno, el libro demuestra que hasta el amor de tu vida puede no asistir a tu funeral. Sólo con quienes enlaces una buena amistad, estarán allí, pero no por el dinero, sino por la confianza y la buena amistad que pudiste entregar, mientras transitamos por la vida.

No obstante, hay otra frase que se yuxtapone a lo que pienso y que, de igual manera, me deja una reflexión:  

“la amistad que sintamos hacia alguien, hay que demostrarla mientras esté vivo -continuó-. Si ese momento ya ha pasado, tengo por principio dejar que las cosas corran solas.” (pág. 163)

Nadie puede negar que Fitzgerald, nos entrega una gran novela que nos retrata el sueño americano tan de cerca, pero a la vez, nos trae la des-humanización a la vuelta de la esquina. Y supongo que, como seres humanos pensantes y sujetos que tienen sentimientos, no queremos estar solos por el mundo. O que se interesen en nosotros, cuando alcanzamos el éxito. 

Advertisements

La mala pájara

Marta Brunet. (1957). María Nadie. Santiago: Pehuén, segunda edición. (1997).

Marta Brunet es una escritora chilena, que nació el 9 de agosto de 1897 y  ganadora del Premio Nacional de Literatura en 1961. Durante su vida fue profesora, periodista, diplomática y embajadora de Uruguay, lugar en el que murió a los 70 años en 1967.

En esta obra literaria, la autora quien es reconocida por describir al pie de la letra los paisajes campesinos y el lenguaje criollo, se sale de estas características para adentrarse en los pensamientos de la que es su protagonista. Escrito en el año 1957, Marta Brunet divide la historia en dos capítulos: El pueblo y La mujer. En el primero, retrata a un pueblo pequeño y en el que cuenta la vida de los lugareños más emblemáticos. Son estas páginas las que caracteriza y describe minuciosamente a sus habitantes y la mirada general en que se desarrollará la historia. En el segundo capítulo, la escritora deja de lado la visión objetiva, para entrar a la subjetividad femenina de los pensamientos de María (Nadie) Lopez.

En el contexto que se desenvuelve la obra, la figura femenina es siempre la oprimida y sometida al hombre, además de ser la juzgada haga lo que haga, incluso por el mismo género. Por lo tanto, la obra es parte de un feminismo temprano, que es el tema a analizar y cómo la independencia y la soledad de una mujer, puede costar una reputación en una sociedad marcada por el machismo. Lo que la categoriza como una “mala pájara” a través de los ojos de otros.

Ella es una mujer, de unos treinta y tantos, quien por su condición no se le espera nada más para su vida que lo de siempre: casarse, tener hijos y si la suerte le acompaña, ser feliz con el hombre que lleve a su lado y con la familia que pudiese formar. Sin embargo, María López rompe con estos paradigmas y luego de una ruptura amorosa, se va a Colloco, con un puesto de telefonista en la oficina del poblado. Sin embargo, no sabe lo que le espera en aquel lugar.

Para muchos críticos de la literatura, María Nadie es la mejor novela de Marta Brunet. Dejar la línea campestre y lo criollo para arriesgarse a lo que no puede ser su fuerte de escritura: la corriente de la consciencia. Un relato en forma de monólogo, leyendo los pensamientos de una mujer en busca de paz y soledad. Y que ve su vida convertida en un infierno, cuando buscaba escapar de él.

Dos palabras para calificarla: mala pájara. Y otras dos -que en su simpleza le había comunicado la Liduvina-, con las que la nombraba Micía Melecia, y por añadidura todos en el pueblo: María Nadie.

¿Qué era peor? ¿Y cuáles calzaban más con ella misma? ¡Mala pájara! Mala, mala.

¿Por haber sido una rebelde ante la vida? ¿Por ser sublevación profunda desde que tuvo uso de razón frente a cuanto consideró inconducta? (p. 104)

El nombre del libro, se lo da la propia protagonista. Un nombre tan común como María y de apellido López, que bien podría pasar desapercibida en un pueblo como Colloco. Si bien, su nombre no es para nada singular y menos para ser tomada en cuenta, María López es el centro de atención de los pobladores. Coloquialmente, el dicho “pueblo chico, infierno grande”, hace su génesis en la novela de Brunet, con un grupo de mujeres que -pendiente de lo que hace y lo que deja de hacer-, la miran y hablan a sus espaldas, es carne viva para ser descuerada por las filosas palabras que la ningunean, siendo el foco predilecto de todas las críticas por una vida tranquila, solitaria y de independencia que ha escogido para sí, para una humilde telefonista.

Existe la dualidad de ser una anónima cualquiera, pero con los ojos puestos de todo un pueblo sobre ella. Por ser diferente, por buscar la paz que no tuvo ni en su infancia ni en su adolescencia.

Incógnitas le rodean a la mujer que es amable con todos los que ve y que trabaja, cumpliendo con las expectativas en su cargo como telefonista. Aquí nace la atención por parte de los hombres del pueblo: unos llaman sólo para escuchar su voz, otros juntan las flores más bonitas, con tal de regalarle. Pero, ¿quién es ella? ¿De dónde viene? ¿Qué hace una mujer como ella por aquí?

Una mujer que puede enamorar a cualquiera que la observe. Así es y este es uno de los puntos de partida, para que las mujeres pueblerinas no la dejen en paz.

Tradiciones de gente de campo se dejan entrever en cada línea por la que el lector avanza. El criollismo que valió la ruptura en la literatura chilena tradicional, se encuentra entre los diálogos de los personajes de Colloco y que a través de éstos, se les puede conocer. Personajes como Don Lindor -quien es uno de los más antiguos por allá- es el ejemplo legítimo del lenguaje coloquial por el que la autora lo hace hablar:

-Pa’ el caso es lo mesmo -hablaba un viejo como San José de nacimiento criollo-, sean radicales o no, toítos tienen la mesma cantinga hasta que llegan a la presidencia. O al Congreso. O donde sea. En cuanti no más se avecinan las eleuciones, ya sabimos que recuerdan la gente’el campo y vienen como locos a ofrecernos de un too. En los años que me gasto, ya hei oío tanto la lesera que me la sé e’ memoria. (p.37)

En cuanto a la narrativa de Brunet, no deja de lado su sello descriptivo, lo que invita al lector a sentirse parte de la historia y mirar desde el propio ambiente los sucesos, que envuelve con su prosa la imaginación y abunda detalladamente la imagen mental, de lo que se construye en el relato. Por añadidura, el relato tiende a ser realista, sin tener alguna huella del boom latinoamericano. Nada de magia, nada de sucesos “paranormales” que a los ojos de los espectadores sean de lo más cotidiano. Es la vida de una mujer en un pueblo como cualquiera, y a su vez, el pueblo que gira en torno a la vivencia de María.

La narrativa posmoderna se encuentra en el segundo capítulo, que es la especie de monólogo interno de una mujer que se ha encontrado de cara frente al fuego con el que la quemaban las demás. El infierno se materializó y las dos palabras que la describen la mirada de la Petaca -esposa de Don Lindor- hacen eco en sus oídos y en los oídos de los asistentes. Ni la misma María sabe la razón de tanto odio hacia ella…

“No son tan malos como parecen, María, perdónelos, están todos como locos. La creen una orgullosa. Cada uno supone algo de usted. No la conocen… Usted tiene cierta culpa… No ha querido ser amiga de nadie. Perdónelos a todos… Esa mujer de la Petaca yo creo que se está muriendo… Vive comida por los celos, creyendo que al marido todas se lo pelean… a esa basura… (p.111)

Entonces, la razón se concreta, sale a la luz. La creen una orgullosa, pretenciosa. Pero se equivocaban… En su monólogo descriptivo, cuenta las mil una razones de su manera de ser, de lo que la llevó a ser así. En fin, el segundo capítulo al fin se entera de la vida de esta anónima.

“Viví mi vida de independencia, batallando por vivirla en paz, o sea, limitando mis inspiraciones tan sólo a lo que me daba mi media vida solitaria.” (p.118)

En general, la narración parece ser el antecedente de un feminismo temprano dentro de la literatura de Chile. De acuerdo a esto, el enfoque de vida independiente de la figura femenina, se manifiesta de forma completa en el personaje principal. Sin embargo, ¿por qué mala pájara para las demás? La búsqueda de paz y soledad, fue su némesis, aunque la suposiciones de los demás también gatillaron el infierno por el que María tuvo que pasar. Algo que no está muy lejos de la realidad, pues, ¿cuántas veces las personas son prejuiciosas antes de averiguar?

La historia en sí, es interesante, tanto para el contexto en el que fue publicado, como en la actualidad. Se percibe un cambio rotundo de una literatura elitista, por una que rompe los esquemas, a través de lo cotidiano, desde la práctica de la vivencia de los personajes, hasta en el hablar. Muy bien caracterizados por parte de la autora, quien desde sus conocimientos empíricos, pudo plasmar en el papel a los personajes con rasgos físicos y psicológicos de forma holística. Como también el paisaje en el que se desarrolla la historia. Que prevalecen las descripciones de los sentimientos femeninos, son indicios que Brunet fue capaz de darle un vuelco  En otras palabras, se destaca la persona humana en el relato y la capacidad de Marta Brunet por crear a los actores y recrearlos alrededor de lo que se estructura toda la obra.

En conclusión, la obra María Nadie de la escritora Marta Brunet, es parte de lo cotidiano, pero con un enfoque más criollista, más pueblerino, en el que una mujer por buscar un poco de felicidad entre la paz y la soledad, termina dañada por los prejuicios de personas que no se esforzaron en conocerla y sólo se entrometieron donde no debían. En cuanto a calidad, la obra sí tiene los estándares necesarios que permiten que sea legible, con una buena trama, que engancha al lector. Y que, con el tiempo suficiente, en una tarde se puede finalizar su lectura y entender, una vez más, el feminismo temprano que Marta Brunet transmite en el personaje de María Lopez.

Nicol Sepúlveda: la chica (detrás) de Lavidadenicol

Seguramente te has topado con más de alguna ilustración que contiene la marca Lavidadenicol, cuando revisas tus cuentas en redes sociales. Y no has escatimado en identificarte con más de alguna situación que Nicol Sepúlveda plasma en cada una de sus creaciones y que comparte en su blog.

A pesar de tener un gran impacto dentro de jóvenes que gustan de esta forma de expresión, ella aún se encuentra en una burbuja, gracias a la centralización. Nacida y criada en Concepción, Nicol empezó con un blog, en el que escribía las cosas que le sucedían en lo cotidiano: “es un diario de vida y como nadie lo leía, decía las cosas ahí”. Y debido a la fusión de cosas como escribir, dibujar y aprender ediciones en photoshop, nace Lavidadenicol tal como se conoce, sobre todo en Instagram.

Y aunque es difícil de entender, estudió Kinesiología en la Universidad de Concepción, algo no tan relacionado a lo que se acostumbra a ver en los medios digitales. “Nunca me vi como ilustradora, la verdad. Yo siempre fui la niña que dibujaba en el curso y muchos me decían que les gustaba el resultado, así que era algo que sabía que lo hacía bien”, manifiesta.

Sin embargo, debido a que tuvo que concentrarse en otras cosas, lo abandonó al cursar segundo medio. Ella lo asocia a la pubertad y lo dice entre risas. Una vez que salió de la universidad, retomó el papel y el lápiz, pero sólo para sí misma: “Compartía los dibujos en Facebook. En ese tiempo, estaba de moda los blogs y me gustaba escribir. De ahí, empecé a ponerle los dibujos al blog y retrataba a las bloggers famosas. Ellas los compartían en los suyos y era bacán.”

En cuanto a tener una ilustración favorita, responde que no tiene una “porque todas las hago con la misma dedicación. Además, es algo que quiero expresar en el momento, aunque sea un dibujo a la rápida, me puede gustar mucho… pero después ya no, jajaja”.

This slideshow requires JavaScript.

-¿Cómo ha sido el darte cuenta que va creciendo el blog?

La ventaja de vivir en una ciudad que no es el centro de Chile, es estar en una burbuja. Yo puedo estar tranquila en mi casita y comparto lo que hago. Me cuesta asimilar el impacto que tienen. De repente, amigos de Santiago me dicen que allá soy famosa y que niñas quieren conocerme y alucinan con mis monos. Y para mí no es así, ¿cachai? No soy consciente, la verdad. Y me ha pasado que creen que soy de Santiago y cuando debo entregar los pedidos, me dicen que en qué metro nos juntamos y tengo que responder que soy de Conce.

-Dibujas mucho a los gatos. ¿te gustan?

-No es que me fascinen, no soy una loca por los gatos, pero los tengo. Desde el colegio dibujaba un gato, porque es fácil de dibujar. Si me piden que dibuje un animal, siempre es un gato. Como vivo con ellos, los conozco y hacen cosas chistosas, tienen lo suyo. Los perros también me gustan y tengo dos perras, la Lilu y la Blanca, son quiltras rescatadas.

-Mencionaste al principio que tu blog no se leía en un principio. ¿Qué te llevó a escribir tu vida en una plataforma aunque no se conociera?

-Dicen que un artista nace y no se hace. Siempre he tenido esa necesidad de expresarme, porque soy una persona que piensa mucho las cosas. Me gusta analizar mi vida, las cosas que me pasan o a los demás, también me gusta escribir y siempre lo he hecho. En las notas de mi Facebook tengo escritos desde hace tiempo y disfruto haciéndolo. De hecho, tengo un diario de vida, donde escribo, no periódicamente, pero sí reflexiones que me vienen. Yo hago todo lo que me nace hacer y me nace escribir. Si lo publico, es porque le puede servir a alguien y puede pasar por lo mismo.

-De hecho, en comentarios bajo las ilustraciones, muchas de tus seguidoras manifiestan que les llega lo que sucede en los dibujos.

-Es que expreso lo que siento y si veo algo que me da risa, lo comparto con los demás, para que se rían. Además, soy de contar mis desgracias de forma chistosa. A mis amigas toda la vida las he hecho reír, con mis ideas o el sarcasmo. Al final, todo eso se unió en mis dibujos. Y empecé dibujando de manera artística, para terminar retratando mi persona. El personaje se ha ido transformando en mí, es cuático.

-¿Alguna proyección a futuro con Lavidadenicol?

-Estoy diseñando una agenda de bolsillo, que espero tenerla lo más pronto posible. Igual tengo que dedicarle mucho tiempo, porque me están presionando cuando me dicen que quieren una agenda ¡y no tengo tiempo para diseñarla! (ríe). Así que la alternativa a eso, fue una libreta de bolsillo, con los meses y todo eso. Creo que va a quedar súper linda. Lo otro que me gustaría es hacer un libro, con ilustraciones inéditas, más grande y más serio. Con esto, quiero salirme un poco del internet y de los pedidos de las tazas, que es en lo que trabajo. Y publicar un libro, quizás revista o diario, con tal de llevar a otra dimensión lo que hago, jajaja. 

 

P.s: las fotografías de la entrevistada, son de mi autoría. Mientras que las ilustraciones, son totalmente de Nicol Sepúlveda. Las tomé vilmente, pero todos los derechos reservados a su trabajo como ilustradora, jeje.

Facebook Nicol Sepúlveda (lavidadenicol)

¿Qué estoy aceptando?

Siempre que entramos a alguna plataforma de internet, nos suscribimos a alguna página, somos primerizos usando redes sociales, entre otros, nos señalan que aceptemos los términos y condiciones. La mayoría no los leemos, ni siquiera nos tomamos un minuto para dar click en “Sí, acepto.”

Sin embargo, ¿estará bien saltarse el proceso de no leer los términos y condiciones de uso de una página, plataforma, entre otros?

A continuación, hago un análisis crítico de la nube Dropbox.

Haz click aquí.

Diferencia de géneros: ¿realidad válida o sólo una construcción social?

Desde tiempos inmemorables que las diferencias de género existen en nuestra sociedad. No es novedad tampoco el mencionar cómo se ha ido manifestando a través de la historia, pues sólo basta con nombrar a las antiguas civilizaciones que tanto admiramos y usamos como modelo para construir nuestra sociedad para darnos cuenta de la manera en que segregaban todas sus actividades de acorde al sexo del individuo. Por ejemplo, los griegos siempre fueron grandes intelectuales, pero las actividades que tuvieran que ver con la política y el desarrollo de la inteligencia, estaban reducidas al hombre, en cambio, las mujeres sólo accedían a las labores del hogar, al encuentro de bodas y entierros. Y no tenían derecho a votar en las decisiones de la ciudadanía.

Si hasta el mismo Aristóteles afirmó en algún momento que la mujer era sólo la materia, que no tenía espíritu como el hombre. En otras palabras, la mujer no tenía ni voz ni voto en aquella sociedad, pues todo era cosa de hombres y así se catalogaba al “segundo sexo” como la mujer, con un intelecto inferior y hasta objetivándola. Por lo tanto, la diferencia de género, históricamente ha promovido la discriminación a la mujer y un fuerte patriarcado y machismo cultural que todavía sigue en pie.

Este ha sido el panorama socio histórico de la mujer a través de la historia debido a la diferencia de género, que ha elevado el machismo y el patriarcado del que todos –hombres, mujeres, niños y niñas o todos los seres humanos- somos víctimas.

Sin embargo, toda esta discrepancia entre ambos sexos, no es nada más que una construcción social, que nace primordialmente por la necesidad de clasificar las cosas. Quizás existe un factor biológico que de naturaleza permite todo tipo de diferencia, pero frente a la vida, estamos en igualdad de condiciones en cierto punto. Ya que estamos condenados a nacer, crecer, estudiar, sacar una profesión para después formar una familia y mantenerla. Además, no hay que olvidar que somos parte de un sistema que nos consume a fondo.

Aun así, el sexo masculino lleva ventaja por sobre el femenino. Pero de eso hablaré más adelante.

Las instituciones como la iglesia, la familia y el estado promueven dicha distinción a través de los roles aprendidos que llevan a mostrar por sobre todo una imagen femenina débil y una imagen masculina fuerte. Toda esta imagen ayuda a la discriminación entre géneros, ya que ¿qué es lo que sucede con aquel que no cumple con el modelo de sexualidad establecido? Por dar un ejemplo, yo soy mujer, pero no me apetece actuar como tal. Entonces, pasa esto y la sociedad me excluye por no tener un comportamiento de acorde a lo que determina mi biología.

Y esto es lo que pasa también con aquellos que han nacido con un sexo determinado y que pasado el tiempo, se cambian al otro porque no se sienten cómodos con lo que nacieron. O sea, se sienten encerrados en el cuerpo equivocado. A este individuo ya no basta con segregarlo, sino que hay que discriminarlo. Debido al binalismo que hay naturalmente, las personas que se hacen un cambio de sexo, quedan completamente excluidos. Y no es nada más que por mera ignorancia por una humanidad ignorante y sumida en la intolerancia que, en vez de informarse a través de los tantos estudios hechos en el último tiempo, continua en su mentalidad cerrada, con el vano argumento de que un transexual está  mal solo por el hecho de que “nunca se ha visto eso” o “porque solo se nace hombre o mujer”.

Lo que hace la disputa de género es reforzar el modelo patriarcal, apoyando de esa manera la violencia y la discriminación hacia la mujer. Sin embargo, gracias al surgimiento del feminismo, cuyo fin es buscar la igualdad de derechos y otras cosas entre hombres y mujeres, las situaciones de desigualdad se han podido estabilizar un poco y se ha protegido al sexo femenino. Aunque, lo ideal sería que si se busca una igualdad de derechos y oportunidades, no se debería victimizar tanto a las féminas.

Es importante recalcar lo que en ámbito económico y social se demuestra o se refiere con estas discrepancias de los individuos.

Por un lado, si de economía se trata (y esto llevado más por lo laboral), un hombre tiende a llevar una subsistencia económica mucho mejor que una mujer, incluso cuando ambos comparten el mismo cargo o puesto de trabajo. Además, siempre se le ha establecido cierto éxito laboral al macho, en cambio, hay cierta retribución a que las mujeres deben aprender ciertas estrategias para poder conseguir algo. De la misma forma, las mujeres son más inestables laboralmente por el simple hecho de la maternidad, porque esto afecta de cierta forma la productividad de la institución en la que esté contratada.

Si de gastos se trata, las mujeres gastan más que los hombres en productos que sean para el aseo personal o para vestirse. Esto no es tan solo por un asunto de que ellas sean más propensas al consumismo, sino que dichos bienes o servicios que se adquieren, son mucho más caros, sin contar con aquella presión social de que hay que estar siempre arregladas y lucir bien, entre otras cosas.

Por otro lado, la presión social sobre ambos sexos puede ser equitativa, ya que cada uno sigue una postura al rol aprendido desde que nace y debe actuar de una forma determinada. Eso sí, siempre hay cierta tendencia a pensar que si se nace mujer, se nace para ser madre. No así con el hombre, que nunca se le hacen preguntas acerca de una posible paternidad.

Si bien, la naturaleza permite a una mujer el concebir hijos, no tiene que ser el destino de ella y no por ello se le debe cuestionar la decisión de querer ser madre o no. Lo mismo con el tema del matrimonio, en este caso es como si la mujer estuviese condenada a casarse, porque ha de ser una presión social. Últimamente, se ha visto cómo las actrices de Hollywood, al ser abordadas con preguntas que tienen que ver con su vida amorosa, estabilidad emocional y proyectarse a futuro como madre o si piensan en casarse han respondido de manera crítica e irónica a ello, acotando que siempre le tocan las preguntas inteligentes a sus compañeros.

Y es cierto. A los hombres les preguntan acerca del éxito que están teniendo en su carrera y qué es lo que proyectan a futuro acerca de eso, mientras que a las mujeres todo el tiempo es como si les hiciera falta un hombre a su lado.

Me gustaría señalar que del mismo modo, la diferencia de género está en la educación, ya sea escolar o universitaria. Seguramente, nunca se ha tomado en cuenta de qué forma puede estar presente la educación sexista, pero sí existe. Aquí, las mujeres también han sido violentadas psicológica y simbólicamente y del mismo modo, los hombres también se han visto afectados. Esto sucede principalmente cuando las carreras han sido masculinizadas o feminizadas. Por ejemplo, en el primer caso, ocurre con las ingenierías que, en general, han de ser más hombres quienes entran a estudiar. Entonces, las mujeres quedarían en minoría y comenzaría a haber cierto cambio de actitud en ellas o los mismos profesores las excluyen al momento de hacer las clases. A lo mejor, se encontrarán con comentarios sexistas por parte de sus compañeros, aludiendo a su intelecto u otras cosas.

De la misma forma, en carreras que se han feminizado como enfermería, obstetricia o nutrición, los hombres se han incomodado estudiando dichas carreras y han terminado por dejarla al observar que son minoría. Todos estos casos los tomo por ejemplo a través de experiencias de personas cercanas.

La diferencia de género y las relaciones de poder van estrechamente relacionadas, ya que hay cierto intento de dominación por parte del sexo masculino por sobre el femenino. Esto queda demostrado cuando a una mujer se le piropea en la calle o con el simple hecho cotidiano de no compartir las labores del hogar, las que siempre terminan siendo realizadas por ella, algo así como esclavizándola. Agregando que se acaba por convertir a la mujer en objeto y de la misma forma, se vuelve al laberinto cíclico de la violencia a la mujer, como un cuento sin fin. Y debido a esto, retomo lo que dejé a medias hace unas líneas atrás acerca de que los hombres llevan ventaja por sobre las mujeres.

Lo que sucede con las relaciones de poder tiene que ver con la razón de que los hombres nacen con privilegios por el simple hecho de serlo. Por lo que una mujer, debe hacerse espacio en la sociedad y en un mundo que todavía en el siglo XIX sigue atrapado en paradigmas que agreden a hombres y mujeres por igual, pero que prefiere no hacer nada por cambiarlo porque “las cosas siempre han sido así”.

Para finalizar, me gustaría volver a reafirmar que las diferencias de género son sólo una construcción social, porque más allá de clasificarnos en hombres o mujeres, somos humanos que compartimos tantas cosas, somos iguales en tantas cosas, que superan las que pueden diferenciarnos. Además, creo que los hombres se ven afectados con aquel paradigma de ser el macho proveedor que no es sensible y que no llora, pues de igual forma posee sentimientos y hay situaciones en la vida que le conmueven y no deberían sentirse mal si una mujer gana más que ellos o si en familia es ella quien la sustenta. Supongo que para un hombre, más allá de querer mostrar esa imagen es un trauma interno que la misma cultura le ha creado y que actúa así con tal de no sentirse discriminado entre pares.

Además, quisiera referirme a la situación con las mujeres, ya que bastante tenemos con la competencia con el otro género, así que ¿cuál es el propósito de competir entre nosotras? ¿Por qué mejor no nos apoyamos o nos unimos para transformar una sociedad que en sí es difícil para nosotras? Si va a existir una competencia con alguien de tu mismo género, tiene que ser contigo misma. Superémonos personalmente, vistámonos para gustarse a una misma y no para recibir la atención de ellos, para sentirnos bien con nosotras mismas y no compitamos por belleza, porque es efímera. Mejor profundicemos nuestros conocimientos y seamos interesantes por lo que pensamos y por lo que sabemos, no por cómo lucimos, que esto último refuerza el machismo y el patriarcado del que, absolutamente, todos somos víctimas.

Porque las diferencias de género, se construyen a partir de nosotros como sociedad, como seres que piensan que siempre ha sido así, cuando en realidad no es así. No hay discrepancias que no se puedan derribar, más bien hay comodidad y miedo al querer cambiar lo que nos hace mal a hombres y mujeres por igual.

   

We are legion: the history of hacktivists

En la clase de Alfabetización Digital, aprendimos a utilizar soundcloud.

En este audio, informo acerca de lo que se trata el documental.

Luego de pasar mucha vergüenza grabando mi (horrible) voz, logré que saliera algo decente y sin muchas risas, las que fueron causadas por el pánico y la estupidez.

Para ir al audio, pinche aquí.

¡Que lo disfruten!

Posdatauno: no me responsabilizo por daños auditivos. Si entró aquí, es por voluntad propia. (Excepto la Profe).

La neurociencia y la educación

En los últimos años, se ha aplicado la neurociencia en la educación, tanto en los países desarrollados, como en los tercermundistas. La neurociencia, junto con el avance de las tecnologías, ha dado grandes pasos en los estudios de esta disciplina. Incluso, se ha llegado a la relación que ésta tiene con la educación.
En primer lugar el vínculo que se genera es a partir del sentido que se da a los procesos del aprendizaje. Siempre se ha pensado que el conocimiento consta del lenguaje y el razonamiento, pero nunca se cuestionó si en el desarrollo del aprendizaje el afecto tenía algún papel. Luego de muchas investigaciones, se llegó a la conclusión que la conexión entre el pensamiento racional y el pensamiento emocional, es más que complementaria e indispensable para el aprendizaje y los conocimientos.
Por eso, el cerebro aprende toda la vida. Quizás hay una cierta etapa en la vida de los seres humanos, que la plasticidad de nuestro órgano más importante es de un mayor grado, pero está dispuesto a aprender todo lo que sea necesario a medida que pasa el tiempo. Los niños aprenden rápido lo enseñado, porque el cerebro es como una esponja, que absorbe todo lo que le es mostrado al infante.
Sin embargo, hay que tener en cuenta, que en algún momento de nuestras vidas, nuestro cerebro comienza a especializarse en lo que aprende. Esto sucede porque el ramaje neuronal disminuye. Sin embargo, esto no quiere decir que no se adquieran más conocimientos, sólo que el cerebro, comienza a ser más selectivo con lo que aprende.
Para explicar este punto, se puede decir que la neurona que no se utiliza, muere. Pero, ¿cómo se muere una neurona? Lo que quiere decir esto, es la muerte de esta célula que es reemplazada por aquella que sería de alimento. Por ejemplo, si mi desarrollo va más por el área de la creatividad, las neuronas orientadas al desarrollo lógico, serán reemplazadas por otras células neuronales. Debido a eso, una estructura del cerebro, se desarrolla mucho más. A este proceso, se le llama la plasticidad. La plasticidad consiste básicamente a que el cerebro se adapta a las circunstancias
Es relevante el contacto del cerebro con el ambiente, pues desde aquí se puede estimular. Esta interacción deja huellas, como el crecimiento del hipotálamo, contribuyendo al progreso de las habilidades en las que nos sentimos más fortalecidos.
Cada cerebro es único y no hay ninguno que se parezca al otro. Por lo tanto, siempre aprenderemos de forma diferente a los demás. De hecho, el cerebro es tan complejo en actividad neuronal, que de cierta forma lo podemos comparar con la huella digital, que se supone es lo que nos identifica. Y aun así, sería mucho más difícil de entender lo singular que es en cada persona. Por ejemplo, yo puedo aprender a través del dialogo con otro o mi memoria auditiva es mayor. En cambio, si mi memoria fotográfica no es mi fuerte y el profesor enseña un proyector en clases, me será aburrido.
De aquí se imparte el factor que debería aplicarse en la educación, porque todos aprendemos distinto y por lo tanto, no hay razón para enseñar igual. De hecho, al ecualizar la enseñanza, hay una tendencia a que ciertos educandos no logren el objetivo de aprehender lo que el profesor está instruyendo.
Si nos enfocamos en la memoria, tenemos que mientras más veces se repiten las cosas, la mente lo va aprendiendo. Y dentro de la evolución del cerebro, también cuenta que la neurona espejo es esencial en el desarrollo del aprendizaje, porque desde aquí nace la empatía. La neurona especular es la célula que permite imitar la acción que otro ha realizado cuando lo observamos, de ahí su nombre de “espejo”. Así que mientras mayor sea la empatía, mejor será el desarrollo de la mente y del conocimiento.
Otro punto que es significativo señalar y criticar en este ensayo, es ese pensamiento que se tiene que el estímulo del cerebro está en la genética. Esto no es así. El desarrollo de la mente no tiene que ver con la genética, sino en el potencial para desenvolverlo. Y eso, ¿de qué manera puede realizarse? Pues, es correcto que la interacción con el medio sea lo esencial para el desenvolver de la mente.
Mi opinión frente a esto, es criticando en cierto modo el paradigma que hoy está impuesto en la educación. Y me refiero a las distintas formas de aprender. Quizás la enseñanza en una clase de más de cincuenta alumnos no se puede individualizar, pero muchas veces no se cumple el objetivo más importante que es el aprender.
En este caso, una buena solución, sería que los niños jueguen hasta llegar a tercero básico, porque sólo con el juego, ellos aprenden y conocen el mundo. ¿Y por qué esta forma es tan particular para la enseñanza del niño? Porque de esta forma, el infante va conectando la experimentación y el juego con las emociones. Esto trae consigo la atracción por seguir conociendo el mundo en que se desenvuelve.
Considero que lo más importante es el desarrollo de la mente. Porque de esta forma, la educación se hace más completa de cierto modo. Es decir, si el enfoque es el desarrollo de la mente, no hay tanto esfuerzo para dar una prueba Simce, por ejemplo. De hecho, gracias al incremento cognitivo, los niveles de las diferentes pruebas dadas al colegio, también aumentan los puntajes.
Por ejemplo, hace algunos años que se está dando un diagnóstico llamado PCA (Prueba de Calidad de Aprendizaje), la que mide los caracteres del aprendizaje en los colegios. Muchas veces, debido a que se toma mucho tiempo para preparar a los alumnos para dar dicha prueba, no se alcanza a pasar todos los contenidos que envía el Ministerio de Educación. Por lo que si la educación estuviese orientada más a que la cognición del alumno se extendiera, la exhaustiva preparación a una prueba, no sería de gran relevancia.
Para concluir esta reflexión, quisiera decir que lo más relevante en el ser humano es la mente. Por lo tanto, si la educación se enfocara en el desarrollo de la cognición antes que aprendan sólo para conseguir buenas notas, las cosas en la enseñanza serían mucho mejor. Me refiero a que al incrementar la mente, los conocimientos se incorporan con mayor facilidad. Aun así, ayudar a encontrar las habilidades de los niños, sería mucho más sustentable en su aprendizaje.
Además, considerando que todos los cerebros son distintos y aprendemos de manera diferente, sería adecuado tomar en cuenta esto por parte de la educación. De esta forma, los resultados en cada actividad serían mejores y las expectativas se cumplirían en mayoría. Sobre todo para ayudar a quienes se están educando. Porque aprender de una forma que no es de acorde a cómo yo aprendo, a veces se dificulta y no se cumple el objetivo.

Y por último, el llamado a que los niños aprendan a través del juego. De este modo que vayan relacionándose con el entorno, para adquirir sus conocimientos. Y que sus cerebros interactúen con el medio a fin de llevar a cabo un buen desarrollo de la mente.